Main menu:

Ver semana











Vinos de Valencia

cata-de-vino.jpgEn el conjunto de la gastronomía valenciana no es menos relevante el papel que desempeñan sus vinos, que en el transcurso de los últimos años han experimentado una mejoría notable.

Vinos blancos, tintos y dulces de las tres denominaciones de origen oficialmente reconocidas -Alicante, Utiel-Requena y Valencia-, a las que se suman los producidos en la zona de Beniarrés, al norte de Alicante, y los vinos de Castellón, que gozan de la Indicación Geográfica Protegida “Vino de la tierra de Castelló”, indicación que abarca tres comarcas vitícolas: Alto Palancia-Alto Mijares, Sant Mateu y Les Useres-Vilafamés y se acoplan extraordinariamente a las cocinas respectivas.

Con las uvas monastrell y tempranillo a las que se han incorporado poco a poco la cabernet-sauvignon, la merlot y la syrah, se obtienen en Alicante unos vinos francos, muy frutales, de mediana estructura y con una tanicidad marcada. Y con el famoso moscatel de Alejandría, unos vinos blancos -secos o dulces- fragantes y frutales. En particular los modernos moscateles dulces de la Marina Alta son un orgullo de la zona.

Otro vino alicantino de calidad es el Fondillón, típico vino rancio de alta graduación, licoroso, de tonalidad roja al nacer y ámbar después de la crianza, que se elabora a partir de uvas asoledadas sobre cañizos y es ideal para postre. En Utiel-Requena, donde triunfa la tinta bobal en compañía de la tempranillo y otras mejorantes (cabernet-sauvignon y merlot), se están obteniendo tintos y rosados muy actuales. Vinos rosados equilibrados y frescos, con agradable paso de boca, y tintos muy bien estructurados, sabrosos y elegantes, con todas las características de los mejores vinos españoles.

vino-requena.pngTampoco se quedan atrás los producidos en los 66 municipios que configuran la Denominación de Origen Valencia. Un área que comprende cuatro subzonas -Alto Turia, Clariano, Moscatel de Valencia y Valentino- de clima mediterráneo acusado aunque con influencia variable del mar, que también da lugar a blancos, rosados y tintos muy agradables que disfrutan de magnífica acogida en numerosos países europeos. Vinos cuya calidad está en ascenso creciente y que armonizan a la perfección con el variado recetario valenciano.