Main menu:

Ver semana











Los Turrones

turron.jpgEl turrón es un producto que se viene elaborando desde hace siglos en nuestro país y se ha convertido en el dulce típico de estas fechas. En su receta tradicional se utiliza miel, azúcar, almendras y huevo, ingredientes totalmente naturales que lo convierten en un postre nutritivo para el organismo que en contra de lo que muchos creen tiene más beneficios para nuestra salud.

La receta artesanal del turrón se mantiene desde hace siglos y hoy en día sigue siendo casi manual, ya que este alimento lo requiere así, pues el proceso de fabricación de las tabletas de turrón suele ser lento y laborioso. Es un plato delicioso para el paladar pero lleno de nutrientes, aunque sí que es cierto que su abuso puede ser perjudicial, pues nos aporta altas cantidades de calorías aunque no son vacías en absoluto.

El turrón es un alimento que nos brinda grandes dosis de proteínas provenientes de los huevos que se utilizan en su elaboración y de las almendras. Contiene 7 de los 9 aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita, y todos ellos de un alto valor biológico. Esto lo convierte en un alimento adecuado para personas que buscan un aumento de la masa muscular, aunque eso sí, siempre sin abusar.

Además, las almendras dotan al turrón de una serie de ácidos grasos esenciales similares a los que nos aporta el aceite de oliva. Entorno al 75% de los ácidos grasos que nos aporta son insaturados frente a tan sólo un aporte del 10% de ácidos grasos saturados. A esto hay que sumar que a causa del azúcar y la miel, el aporte de hidratos de carbono es alto, por lo que el turrón nos brindará grandes dosis de energía que debemos eliminar mediante la actividad física, ya que de lo contrario se acumulará en el organismo en forma de grasa.

Para la gente que no quiere ingerir tantas dosis de azúcares existen en el mercado turrones sin azúcar para los que se utilizan edulcorantes en su elaboración. Sí que es cierto que este tipo de alimentos son fundamentales para los diabéticos que no toleran el azúcar, pero una persona sana no debe abusar de la ingesta de edulcorantes, ya que pueden tener efectos adversos en el organismo.

A todo esto tenemos que sumar el alto aporte vitamínico que tiene el turrón. Al utilizarse para su elaboración ingredientes totalmente naturales nos brinda altas dosis de vitamina E, ácido fólico y ácido linoleico. Además, es un alimento en el que no se usan ni conservantes ni colorantes, por lo que es totalmente natural y saludable para el organismo, siendo la mejor opción para endulzar las comidas navideñas.

Definición

El turrón es una masa dulce obtenida por cocción de miel, azúcares y clara de huevo, incorporando almendra pelada y tostada, y posteriormente amasada, a la que tradicionalmente se le da forma de tableta rectangular o torta.

turrones.jpgEl término turrón se refiere concretamente a la repostería tradicional de Jijona, en Alicante, Comunidad Valenciana, España. En Iberoamérica la elaboración del turrón es algo distinta pero tienen parecido el sabor y el aspecto.

En Italia y en Dinamarca el turrón existe también, con los nombres de torrone y fransk nougat respectivamente. En los países árabes e Israel existe también un dulce muy similar y quizá emparentado: la jalva o turrón de sésamo, hecho con sésamo molido, miel, y a veces fruta o pistacho.

Elaboración

El proceso de elaboración es auténticamente tradicional y, aunque las modernas maquinarias facilitan su producción industrial y garantizan una mayor calidad, el sector turronero sigue guiándose por la misma “receta” de siempre. Para elaborar el turrón duro, o de Alicante, se cuece la miel en una olla de doble fondo “malaxadora”, se bate, se le añade el azúcar y la clara de huevo. Se van vertiendo los capazos de almendras tostadas y sin piel. La pasta resultante se mezcla con grandes palas de madera y movimientos rítmicos hasta que el maestro turronero prueba un pequeño bocado y da por concluida esta fase, llamada “punto de melero”. La masa obtenida se deposita en moldes y se cubre con la oblea, se corta en barras, se enfrían y seguidamente se envasan al vacío, para poder conservarlas más de un año. Para obtener el turrón blando, o de Jijona, después de la malaxación y el batido, se muele durante media hora y se pasa la masa a las refinadoras para que quede totalmente pulverizada; se traslada a otro depósito donde se mezcla, actuando entonces el “boixet”, palabra valenciana que designa un pequeno mortero, aquí el producto se convierte en el turrón de Jijona. Se deja reposar durante dos días para que endurezca, se corta y se envasa.